PEYOTE (MESCALINA)

2 agosto, 2013

peyote

El peyote es una especie perteneciente a la familia Cactaceae. Es endémica de México y la parte sudoccidental de Texas. Muy conocida por sus alcaloides psicoactivos, entre ellos la mescalina, principal sustancia responsable de sus efectos psicodélicos. Posee una larga tradición de uso tanto medicinal como ritual entre los indígenas americanos y está extendido mundialmente como enteógeno y complemento de diversas prácticas entre las que se encuentran la meditación y la psicoterapia psicodélica.

Los especímenes cultivados crecen a mayor velocidad, normalmente tardan entre 6 y 10 años en alcanzar la madurez a partir de plántulas de semillero. Debido a este lento crecimiento y a la sobre recolección a que está sujeto, se le considera en peligro de extinción.

Otras denominaciones

Pan de los dioses, raíz del diablo, whiskey seco, tuna de tierra. En Chile, este cactus se confunde con uno que crece en la zona andina de América del Sur llamado San Pedro.

 

Aspecto

El peyote es un pequeño cactus globular, redondo y de menos de 12 centímetros de diámetro (normalmente entre 6 y 9 cm), con un color verde azulado glauco, aunque en algunas zonas desérticas puede adquirir tonalidades blancas o rojizas debido al polvo y al sol. Carece de espinas (excepto en la fase inicial de crecimiento) y en lugar de éstas posee unas prolongaciones lanosas “pubescentes” de color blanco o ligeramente amarillentas similares al algodón. Pertenece a la familia de las cactáceas y al género de las Lophophoras.

La flor del peyote es generalmente es de color blanco pálido rosáceo, aunque puede variar dependiendo de la especie, variedad o fenotipo en cuestión. En México, el peyote es conocido popularmente como “la rosita” por su hermosas y pequeñas flores.

Sus semillas son de color negro, verrugosas y de tamaño minúsculo. Tardan alrededor de 3 a 6 meses en desarrollarse, y una vez maduras, sobresalen a través del meristemo apical de la planta dentro de una vaina carnosa de color rosáceo-rojizo o blanquecino amarillento.

Como se consume ?

El peyote normalmente se come crudo, aunque también se puede mezclar con fruta y ser comido, o bebido en té o infusión. Pueden ser ingeridos frescos o en su defecto secos para un uso posterior. La dosis estádar es de dos a tres peyotes medianos o grandes.

No hay un modo prdecible para estimar la cantidad de mezcalina que contiene cada peyote. La cantidad es determinada por la variedad, el tamaño y la edad del vegetal.

Es mejor comenzar con una pequeña cantidad antes de decidir crementar la dosis y así prevenir un “viaje” demasiado fuerte.

Efectos del Peyote

mescalinaLos efectos del peyote duran entre 10 horas y 3 días. A las 4 horas se experimentan síntomas similares a los producidos por el LSD, entre ellos:

A bajas dosis, el peyote produce sentimientos de relajación no muy diferentes a los de los hongos psilocíbicos. -Los usuarios a menudo reportan un sentimiento de bienestar y que las cosas son más bellas que de costumbre.

A dosis altas, la experiencia es similar a la del LSD, y se producen coloridas alucinaciones visuales y sentimientos de euforia. Sensación de separación del cuerpo.

Los usuarios reportan que la experiencia con peyote es más “celeste” que con otros psiquedélicos, incrementando la conciencia emocional y causando menor confusión psicológica.
Muchos usuarios encuentran la experiencia con peyote como significativamente espiritual mientras que otros la encuentran aterradora.

Algunas reacciones adversas pueden ser:

El peyote puede afectar el juicio, los usuarios a veces tienen “malos viajes”, que pueden incluir confusión, ansiedad y pánico. En raras ocasiones, los usuarios pueden experimentar episodios recurrentes de ansiedad y pánico (flashbacks, semansas o meses después de la experiencia de “mal viaje”. En algunos casos al igual que todos los alucinógenos, puede causar desórdenes mentales y causar síntomas esquizofrénicos en personas con una predisposición a cuadros psicóticos. Entre los efectos físicos que puede ocasionar diferenciamos:

  •     Náuseas.
  •     Sensación de aumento del pulso (también la presión sanguínea).
  •     Exceso de saliva.
  •     Dilatación de las pupilas.
  •     Taquicardia.
  •     Sudoración.
  •     Palpitaciones.
  •     Visión borrosa.
  •     Temblores.
  •     Incoordinación.

 

Potencial de dependencia

La tolerancia es prácticamente nula si las dosis se espacian un mes como mínimo. Sólo tras años o décadas de administraciones mensuales o quincenales, la dosis puede doblarse o triplicarse. No hay indicios de que el consumo de peyote genere adicción física o psicológica

Te va a interesar: